Vidalín fundamentó voto al abordarse Ley para bajar la inflación

carmelo-vidalin-saluda-2013

“Aspiramos a algo más profundo y real”

El Diputado Carmelo Vidalín hizo uso de la palabra en momentos que se votaba en la Cámara Baja la ley para disminuir la inflación y aclaró que votó positivamente pero “queremos una canasta familiar que se adecue a lo que establecen las normas de la región de una familia de cinco miembros y no de tres” acotó.

Palabras de Vidalín en la Cámara de Representantes:

“Señor Presidente: vamos a acompañar este proyecto porque consideramos que es trascendente, pero se ha demorado su aplicación.

Simplemente me voy a limitar a leer dos exposiciones escritas, una del 16 de octubre de 2012, dirigida al Presidente, Diputado Orrico, y otra del 17 de abril de 2013, dirigida al Presidente, Diputado Germán Cardoso.

La primera de ellas dice: “En cada país se define la Canasta Básica de Alimentos (CBA) para un individuo promedio o varios en cada hogar en base a dietas básicas observados en encuestas de ingresos y gastos de los hogares así como los requerimientos nutricionales recomendados.- Esto proporciona una lista del número de alimentos que satisfacen los requerimientos nutricionales predefinidos de un ‘individuo’, expresados en cantidades de proteínas y calorías.

El número de alimentos se multiplica por los precios que en principio cada hogar debe pagar, resultando la suma el valor de la Canasta Básica de Alimentos.- Es criterio universal que los países para determinar el contenido de una canasta básica consideren a una familia promedio sea de cuatro o cinco miembros. En Uruguay, esto no sucede, al contrario, se ha tomado por parte del Ministerio de Economía y Finanzas, bajo la Dirección Nacional de Estadística y Censos y la Dirección de Defensa del Consumidor que el criterio para calcular la canasta básica de alimentos sea de tres miembros por hogar.- ¿Cuál es la diferencia? Radica que al ser menor la cantidad de miembros de una familia, esta necesita menor ingreso para solventar los gastos alimenticios mensuales. Clara deformación de la realidad. Por lo tanto, con la actual metodología de medición no se está brindando estadísticas certeras del verdadero valor de una canasta básica de alimentos.- Además, el alza que han tenido en los últimos tiempos los productos que integran la canasta básica de alimentos no acompañan los ingresos de los hogares y muestra una vez más, que generalmente los pobres pagan precios más altos al comprar alimentos.-

Haciendo una recorrida por supermercados y ferias vecinales de frutas y verduras de Montevideo e interior, se observa una disparidad en los precios de iguales productos a oferta del público. Pero, aun aquellos productos, que tengan el menor precio han aumentado considerablemente su valor, ocasionando mella en los hogares de los trabajadores.-

Los productos básicos alimenticios que se encuentran en las estanterías de supermercados de cadenas nacionales y que integran la canasta básica han incrementado en sus precios, ejemplos son: Yerba $ 78;” hoy, un año y medio después, cuesta $ 145 “Azúcar, $ 33; Arroz, $ 45; Aceite, $ 57; Huevos (docena), $ 50; Fideos (paquete 500 gramos), $ 33; Harina, $ 30; Leche fresca, $ 15,50; Pan, $ 55; Café (soluble, 200 gramos), $ 145; Polenta (paquete 450 gramos), $ 23. En el rubro de carnes: Aguja con hueso, $ 177 el kilo; Picada especial, $ 139 el kilo.- Mientras que los precios de las verduras y frutas (kilo, unidad, atado) en ferias de barrios (Palermo, Cordón, Paso Molino de Montevideo y en la ciudad de Durazno) reflejan lo siguiente: Papa, $ 20;” hoy, la papa está a $ 30 “Zapallo, $ 30; Zapallitos, $ 50; Tomate, $ 65” hoy, está a $ 120 “Naranja, $ 25; Banana, $ 32; Manzana, $ 45; Remolacha, $ 30; Acelga, $ 15; Lechuga crespa, $ 15; Boniato, $ 20.

Estos precios en los supermercados, se incrementan hasta un 30% más. Asimismo, se debe agregar los gastos básicos ocasionados de vivienda, servicios (luz, agua, gas) y locomoción.- De acuerdo a un informe de la Oficina de la CEPAL en Uruguay, los hogares del primer decil destinan la mayor parte del gasto a alimentación y vivienda (65%).- En conclusión, el aumento del precio de los alimentos afecta principalmente a los más pobres debido a que familias de menos recursos gastan una mayor proporción de sus ingresos en alimentación.-

Por lo expuesto se solicita se modifique el criterio del número de miembros por familias promedio a cuatro para el cálculo de la Canasta Básica Alimenticia y se fije la atención en el aumento desproporcionado de los precios de los alimentos básicos.- Montevideo, 16 de octubre de 2012”.

Por otra parte, en la exposición escrita de 17 de abril de 2013, dirigida al señor Presidente, Germán Cardoso, decíamos: “El consumo energético regional viene incrementándose en forma permanente. En los últimos veinte años el aumento ha sido mayor en el caso de las energías no renovables y se ha sostenido sobre todo a partir del consumo industrial, del transporte y del sector residencial.- El sector que más consume petróleo es el transporte. Más allá del incremento en el parque automotor individual, la mayor parte del consumo de energía en este sector corresponde al transporte carretero, directamente relacionado con el incremento en la movilidad de las mercaderías y de pasajeros.-

Nuestro país luego de décadas se ha acostumbrado a tasas de inflación de dos y tres cifras, convive en la actualidad con cifra de un dígito, lo cual celebramos, porque la inflación es el impuesto más injusto en virtud que ataca directamente a aquella población de menores recursos y asalariada.- Es por este motivo que mensualmente observamos el comportamiento de la inflación y ante la mera posibilidad de llegar anualmente a dos dígitos se encienden luces rojas y se disparan alarmas.-

Igual acostumbramiento sucede con el valor de los combustibles y el costo energético, pero lamentablemente esta ha sido una costumbre negativa. Si observamos los precios de la energía en la región del pasado mes de marzo de 2013, comprobamos que nuestro país resulta el más caro.

Comparando primero, el costo de la energía eléctrica de la denominada ‘Industrial Media Tensión’, vemos que en Argentina vale 46, en Chile 114, Brasil 132 y en Uruguay 160 US$ MWh (equivale a dólares por Mega/Watt hora); mientras la energía ‘Residencial’, en Argentina cuesta 57, en Brasil 209, en Chile 211 y en Uruguay 343 US$ MWh (equivale a dólares por Mega/Watt hora).- Idéntico panorama sucede con los combustibles mayoritarios como el gasoil y la nafta. En Chile el valor del gasoil es de 1,14; Brasil de 1,16; Argentina de 1,18, y en Uruguay su valor es de 1,86 dólares por litro. Respecto a la nafta, en Argentina cuesta 1,28; en Brasil 1,46, en Chile 1,58 y en Uruguay 1,95 dólares por litro.-

Nuevamente en este año se escuchan quejas de los productores por el costo de los fletes; de los transportistas diciendo que en realidad sus precios son bajos, si se tiene en cuenta el valor del combustible y de los ciudadanos propietarios de vehículos cuando deben surtir de combustible su vehículo tienen que desembolsar una cantidad importante de dinero.- Se escucha hablar mucho de competitividad y de productividad, pero cuesta imaginar las mejoras que serían necesarias en una y otra, para neutralizar el efecto adverso de un precio del combustible más elevado que el que pagan nuestros vecinos.-

Es tiempo” decíamos en abril de 2013 “de acompasar los valores a los de la región, de ser así, nuestros industriales, comerciantes, productores y la población en general observará que sus costos al ser menores redituarán mayor en su economía.- Deseando además, la llegada del tiempo de volver la mirada hacia atrás y recordar que convivimos con los precios de los combustibles y energía más caros de la región, lo cual nos parecerá tan absurdo como nos lo parecen actualmente las tasas de inflación de antaño”.

Alertábamos que este problema que hoy estamos tratando de emparchar se iba a dar; nos demoramos en el tiempo. Sin embargo, vamos a acompañar con gusto estas medidas, que a nuestro entender no son suficientes. Como manifestaba mi amigo, el colega Diputado José Carlos Cardoso, estamos controlando números, pero no la realidad, que es la inflación. Siempre es bueno conocer datos y recibir información para mejorar, crecer y ser mejores parlamentarios.

Quiero recordar que vamos a votar con gusto este proyecto, pero aspiramos a algo más profundo y real. Asimismo, queremos evocar las palabras que pronunciamos en abril de 2012: queremos una canasta familiar que se adecue a lo que establecen las normas de la región de una familia de cinco miembros y no de tres, porque no se ajusta a la realidad, y a nosotros nos gusta jugar con las cosas claras”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: