Sesión de homenaje de la Cámara de Representantes a José D’Elía

José D´elía

José D´Elía

Con sus palabras, el diputado Carmelo Vidalín rindió homenaje a uno de los grandes defensores de los trabajadores de nuestro país. Este fue el discurso del representante nacional por Durazno.

 

Texutal

“Hoy, en este recinto, la Cámara de Representantes rinde tributo, homenajea a un ilustre ciudadano contemporáneo que se ganó el respeto y la consideración de la ciudadanía a través de su extensa actividad sindical y de la defensa de los derechos humanos de los orientales.

José Artigas D’ Elía Correa – como fue bautizado – nace en Treinta y Tres el 21 de junio de 1916. Al mes de su nacimiento, sus padres deciden radicarse en Rocha donde permanece hasta su adolescencia – en entrevistas y reportajes que se le realizaron  señalaba que fue su época más feliz -. Posteriormente, con 12 años acompaña a sus progenitores a radicarse en Montevideo, donde completa la educación primaria y concurre a la Universidad del Trabajo del Uruguay.

Siempre recordó la experiencia de haber participado en el entierro del caudillo y diputado del Partido Colorado Julio César Grauert en 1933 y confesaba: “Aun siento el olor a muerte que permanece adherido a mis ropas”. “Esa muerte injusta y cruel me marcó”,  sostenía siempre al referirse al asesinato del diputado y periodista batllista.

Su inclusión en la actividad política la inicia en 1934 afiliándose al Partido Socialista y funda junto a otros jóvenes (varones y mujeres) la Juventud Socialista del Uruguay, siendo su carnet el N° 1.

La acción y el pensamiento de D’Elía fue siempre la de ir más allá de los problemas económicos exclusivamente, para tomar los estructurales, que son – así lo expresaba -la esencia de los problemas del Uruguay y de América Latina.

La satisfacción y el recuerdo latente de aquel setiembre de 1964 al constituirse la Convención Nacional de Trabajadores quedó grabada a fuego para siempre en su alma.

Don “Pepe”, o “Pepe” a secas, como se le conoció por todos, fue un hombre honesto, sobrio, de buena oratoria, buscador permanente de ámbitos de acuerdo y con una actuación conjunta entre las tendencias que integran el movimiento sindical uruguayo.

José D’Elía, junto a Gerardo Cuesta, Héctor Rodríguez y León Duarte, fueron referentes históricos de los trabajadores.

D’Elía fue de los dirigentes que sentían la herida de aquellos a quienes le falta todo. Supo de fidelidad a la causa trabajadora, a la que apostó su vida. Su militancia sin claudicaciones fue un ejemplo, fue faro iluminado en noches oscuras. Fue un modelo de rectitud y honradez. Vivió y por momentos sobrevivió en la austeridad.

El prestigio y el respeto ganado hacían aplaudir de pie su ingreso a cada acto organizado por los trabajadores.

La historia de José D’Elía es una epopeya escrita con heroísmo y valentía, dedicada por entero a la defensa de los trabajadores tanto en épocas de democracia como incluso en la propia dictadura.

Ya refugiado en el seno familiar, cuando el País lo necesitó y el Presidente de la República Dr. Jorge Batlle lo invitó a integrar la Comisión por la Paz, no dudó un instante en participar y trabajó junto a connotados orientales en favor del esclarecimiento, del reencuentro y de la paz de todos los orientales.

Hoy nuestra voz se expresa en homenaje y reconocimiento a un insigne ciudadano, un ser humano, que dedicó su dilatada vida por la causa de todos los trabajadores”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: